La Búsqueda

A medida que nos acercamos al mes de Elul, tradicionalmente nos preparamos para buscar nuestros corazones y recurrir a nuestro Dios. Cuando miramos la palabra “Elul” es similar a la raíz del verbo “buscar” en arameo. Los rabinos usualmente conectan a “Elul” con la idea de buscar nuestros corazones y prepararnos para los días santos. Este año, sin embargo, me sorprende la idea de que Él, nuestro gran Dios soberano y todopoderoso, nos busca. Por lo general, pensamos en “buscar a Dios”, pero de lo que nos olvidamos es de que Él siempre ha estado en la búsqueda de encontrarnos, restaurarnos a Él y tener intimidad con nosotros. Nosotros somos los que estamos huyendo, huyendo de Él. Ya sea por nuestra vergüenza del estado en el que estamos o por nuestra rebelión, tendemos a alejarnos de Dios. Si miramos Lucas 15: 3-5, vemos el dilema que Dios tiene con nosotros: “Y les dijo esta parábola, diciendo: ‘¿Qué hombre entre ustedes, si tiene cien ovejas y ha perdido una de ellas, hace ¿No dejar las noventa y nueve en el prado, y perseguir la que se perdió hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros, gozoso ”. Arnold Fruchtenbaum en “Yeshua: La vida del Mesías desde una perspectiva judía mesiánica” señala que “el énfasis de esta parábola está en perderse debido a la tendencia de las ovejas a desviarse”. Esta es la dificultad que Dios tiene con nosotros porque nos alejamos, nos alejamos de Él. Aunque es el buen pastor y nos protegerá, alimentará y cuidará de nosotros, no nos damos cuenta de la profundidad de su amor.

A medida que continuamos mirando la palabra “Elul”, tradicionalmente hay un acrónimo de “Ani l’dodi v’dodi li”, “Soy de mi amado y mi amado es mío”, de Canción de Canciones 6: 3. Este acrónimo presenta una verdad importante que a veces es difícil de creer para nosotros, y es que somos amados y Él es nuestro. Tenga en cuenta que somos su posesión primero. En 1 Juan 4:19 dice: “Amamos, porque Él nos amó primero”. Aunque nos hemos alejado, Él continúa buscándonos.

La búsqueda de encontrarnos por Dios es porque somos una posesión amada y preciada. En Lucas 15: 8-10, Yeshua nos cuenta una segunda parábola: “¿O qué mujer, si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende una lámpara, barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Cuando la encuentra, llama a sus amigos y vecinos y les dice: “¡Alégrate conmigo, porque he encontrado la moneda que había perdido!”. En esta parábola no es suficiente tener las nueve monedas, se involucra en una búsqueda para encontrar la décima moneda y trabaja barriendo para encontrarla. Así como una escoba barre el polvo en una pila y luego se levanta del piso, nuestro Dios nos ha barrido y nos ha atraído hacia Él. En Jeremías 31.3 dice: “Te he amado con un amor eterno; Por eso te he atraído con misericordia.

Este amor que nuestro Dios tiene por nosotros es un amor inmerecido. Es un amor que “se extiende hasta los cielos” (Salmo 36: 5). La siguiente historia es una historia real que nos da una idea del amor del que estoy hablando. Mi hermana me dijo que una carretera local en mi ciudad estaba respaldada por tráfico que era inusual. Se tocaban bocinas y la gente comenzaba a salir de sus autos. Entonces mi hermana vio lo que estaba causando el problema. Allí, en el medio del camino, había una grúlla de arena que agitaba sus alas, rodeando a su compañero que había sido atropellado por un automóvil. La grúlla herida yacía arrugada en el suelo y no se movía mientras su compañero la rodeaba y soltaba chillidos que hacían temblar a las personas a su alrededor. Empujaría a la grúlla herida y luego levantaría la cabeza de nuevo y chillaría. No hubo consolación para esta grúlla, ya que lloraba su compañero. La muerte los separaría para siempre. Cuando mi hermana me contó esta historia, mis ojos se llenaron de lágrimas al pensar en la terrible separación de estas aves. La angustia que sintió esta grúa al llorar su compañero es solo una pequeña muestra de lo que siente Dios cuando lo rechazamos y elegimos nuestro propio camino. ¡Él quiere que lo elijamos! Él no quiere que tú y yo sigamos huyendo de Él, sino que corramos hacia Él.

Durante este mes de Elul, dejemos de correr y acerquémonos ante Él con los corazones abiertos a quien nunca deja de buscarnos.

2 thoughts on “La Búsqueda

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s